Los niños tienen una imaginación limpia, despojada de tanto condicionamiento social y por eso exploran el mundo a través del juego. Soy de las que cree que se pueden armar juegos para desarrollar la creatividad sin gastar mucho dinero. Para eso, hay mucho que podemos hacer con lo que tenemos en casa. Reutilizando partes de los productos que consumimos diariamente podemos crear objetos que despierten la curiosidad en los niños, así como las infinitas posibilidades de juego.

Sin ir más lejos, hoy experimenté con mi hija cuando en medio de un berrinche debido a un intenso dolor de encías le ofrecí una cesta de esponjas y rollos de cartón de papel higiénico para que los tirara, arrojara o simplemente se desquitara por la impotencia de tanto dolor. Y yo espero que algo le haya ayudado…

Pero vamos a lo prometido: juegos nuevos sin gastar dinero (o muy poco) y reutilizando lo que hay en casa:

Anuncios