Este post es de mis preferidos. Desde hace un tiempo he estado recopilando imágenes de diferentes modelos de cocinas de juguete montadas por los propios padres. Y la verdad es que me saco el sombrero ante la iniciativa, la creatividad, el trabajo y el amor puestos en cada detalle.

Lo ideal sería que todos los miembros de la familia colaboren en su elaboración, cada uno aportando lo que puede, y así el resultado sería algo muy preciado por todos. Por ahora yo me conformo haciéndole una de cartón a mi hija que es muy chiquita (20 meses) pero más adelante a ver si nos la curramos entre todos. ¡Me conformo con que me quede al menos parecida a alguna de estas!

Lo mejor y lo destacable es que según se puede percibir, no se requiere de materiales caros para el montaje. Si se fijan, la mayoría empiezan con la estructura de un mueble viejo o de IKEA que luego es transformado en algo maravilloso.

Nada como la cocina de mamá y papá pero a que dan ganas de cocinar en estas miniaturas, verdad?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fuente de imágenes: Pinterest

Anuncios