La resolución de conflictos entre los niños se vuelve un tema delicado cuando te propones intervenir para ayudar, pero sin que dependan de ti para llegar a una solución. Los niños se pelean, discuten, y uno interviene queriendo ayudar y muchas veces termina sintiéndose peor que ellos.  

 

¿Por qué es tan importante una resolución respetuosa de conflictos?

manejo respetuoso de conflictos.

Porque si creemos que una crianza respetuosa es posible, queremos actuar en esa línea con todo lo que va surgiendo en el día a día con nuestros hijos, y la resolución de conflictos es un tema clave. Comentándolo con otros padres, teníamos en claro que la intervención del adulto debía ser respetuosa con las individualidades y debía poder brindarle  herramientas a los niños para que ellos mismos lo resolviesen.  Parecía imposible que existiera una solución a esto…pero la hay. Recientemente una madre amiga de una escuela de educación libre nos habló de unos vídeos en los que se ocultaba una propuesta respetuosa para manejos de conflictos. Los vimos, tomamos nota y lo pusimos en práctica…y ¡funciona!!

Así es. Existe una manera respetuosa de intervenir en un conflicto sin que el adulto tenga que resolverlo, y dando espacio a que cada niño exprese su sentir respecto al conflicto y que pueda ofrecer una solución al mismo. La respuesta está en estos dos videos que podrán ver a continuación,  y como me apetece que conozcan estos proyectos educativos, no les adelantaré el método sino que dejaré que en medio de la belleza de estas escuelas encuentren ustedes mismos la respuesta.

El primero de ellos es de la Escuela viva – Comunidad Buda situada en la provincia de Córdoba, en Argentina.  Y el segundo video pertenece a la escuela Inkiri de Piracanga (en Bahía, Brasil). No  se pierdan las miradas de esos niños, el ambiente, la libertad, los no-juguetes…la vida que se cuela en cada rincón. Agradezco a los acompañantes de cada proyecto por abrir sus puertas y transmitirnos sus conocimientos para que más niños puedan sentirse seguros de sí mismos, contenidos y escuchados ante un problema con el otro. Como adulta, agradezco a Ana y a Eva que hicieron posible que esta información llegara hasta aquí.

Escuela VIVA – Comunidad Buda:

 

Inkiri:

 

 

 Nota: Hasta ahora lo hemos comprobado en niños pequeños (entre dos y tres años), pero nos gustaría saber si tiene el mismo resultado en niños mayores. ¿Te atreves a probarlo y a contarnos tu experiencia?

Anuncios