por Arturo Corcuera

“Queda decretado que el mayor dolor fue y será siempre no poder amar” Thiago de Mello.

declaración derechos del niños
foto: https-twitter-comizinsizgosteri

 

Preámbulo
Todo niño nace con sus derechos,
como cada flor con sus pétalos.

Artículo 1
Todo ser humano es un niño,
salvo que haya cumplido 12 años
y no germine ya en su corazón una piñata.

Artículo 2
Acariciados por el arco iris
hay niños de todos los colores.
Todos tienen los mismos derechos.

Artículo 3
La vida le pertenece al niño
como la luz al amanecer.

Artículo 4
El pájaro cobija
bajo las plumas a sus polluelos.
Cada país es un árbol:
acunará al niño bajo su sombra.

Artículo 5
Un jardín para las mariposas,
el mar para los corales,
tierra para las raíces,
un regazo propio para los niños.

Artículo 6
Todo tiene nombre en el universo:
los elefantes y las hormigas,
las pestañas del girasol,
la primavera eterna de las esmeraldas.
En la escuela el niño aprenderá a deletrear su nombre.

Artículo 7
Brillen los niños rozagantes
como la salud de las manzanas.

Artículo 8
Sin agua y sin alpiste
enmudece la flauta del canario,
exhausto se apaga el corazón
del niño.

Artículo 9
Será cuidado por todos
aunque estuviese solo,
en abandono y perdido
en medio del desierto.

Artículo 10
Velar por el crecimiento natural del niño,
espiga que se yergue lozana y ligera.
Reciba los aires benéficos,
la lluvia, el sol, el legado de una buena simiente.

Artículo 11
Cabalgar sobre un caballito de madera
es uno de sus derechos.
También abrir un libro
como las hojas de una col.

Artículo 12
El verano obligará al invierno
a nevar tibios copos de lana fina
para que el niño se reconcilie con el frío.

Artículo 13
Ni la rosa de sonrojados atuendos,
ni el colibrí engolosinándose
de corola en corola
ni el matinal lucero de la tarde.
En el planeta nada hay más bello que un niño sonriendo.

By Catrin Welz
By Catrin Welz

Artículo 14

Nada le impedirá cubrirse

con las melenas del Astro Rey.

El niño como el oso

cone le abrigo puesto

es más hermoso.

Artículo 15

El Sol y la Luna gravitan

en la germinación de la semilla.

Será reprobado separar

a los cachorros de la leona,

a la torcaza de sus pichones,

a las/os niñas/os de sus hogares.

Artículo 16

A su alrededor en ronda todos los seres

(incluídos los abejorros).

La/el niña/o ni un segundo quede

recluido a vivir en soledad.

Artículo 17

Un viñedo gigante y egoísta

no se compara con un racimo de uvas

alimentando los pechos

de una madre gestando.

Artículo 18

Su palabra es el gorjeo de la fuente.

Escucharla con alegría,

como escucha la hierba

el susurro de la cigarra

cuando calla la tarde.

Artículo 19

Nadie ofenderá la plegaria de una tribu,

sus símbolos, la alegoría de los rituales.

Todas las deidades lo protejan y la/el niña/o tendrá la ilusión de tocar el cielo.

Su oración ene cualquier idiomas será escuchada.

Artículo 20

Lastimarle, no.

Ni con el pétalo de un cisne.

Artículo 21

Por decrteo de los ángeles

queda abolida de los diccionarios

la palabra látigo.

¡Hágase humo huyendo temerosa

la palabra castigo!

Artículo 22

Jamás se le atarán las alas.

El viento es su compañero de aventuras y su mejor tutor.

Artículo 23

El corazón del hmbre

sea un refugio de niñas/os

como es el piano un nidal de pájaros.

Artículo 24

Un/a niño/a impedido/a (de volar)

es como el ala quebrada de una gaviota.

Reclama las caricias de una orilla de terciopelo.

foto: Edouard Boubat
foto: Edouard Boubat

Artículo 25

Cúrese al niño/a postrado/a.

Utilícese un rayo

celeste para cicatrizar sin dolor

la súplica de sus heridas.

Artículo 26

Los bálsamos, las mieles, la canción de cuna de las sirenas,

los rubores de la cucarda

sirvan para colorear

la palidez de un/a niño/a abatido/a.

Artículo 27

Queda prohibido reír mientras un niño/a

carezca de sustento y sea su silueta

apenas el guiñapo de una sombra.

Artículo 28

Nadie se atreverá a fatigar al/a niño/a.

Sólo le estará permitido

asombrarse, jugar y soñar:

trabajos remunerados por la luna.

Artículo 29

Ya han sufrido bastante los pájaros

con el llanto de las jaulas.

Se derretirán los barrotes

al primer temblor de un/a niño/a cautivo/a.

Artículo 30

No hay niña/o culpable.

Si así fuera los adultos

serán enjuiciados por un Tribunal

de Hipopótamos y Rinocerontes.

Artículo 31

En el altar o en el jardín

con el cáliz

su sexo es sagrado.

Artículo 32

Únicamente el néctar de la luna alucinará los ensueños del/la niño/a.

Ningún otro elixir

emponzoñará su alma

y sus manos inocentes.

Artículo 33

Sólo podrá ser reclutado

por palomas y delfines,

y marchará por los aires

calmando la sed de las estrellas

con terrones de lumbre.

Artículo 34

Maravíllese la ventana:

una algarabía de niñas/os

asidos a la cola de una cometa.

Artículo 35

Que su fantasía haga gruñir a la Osa Mayor

y lleve a las/os niñas/os a columpiarse

en los anillos de Saturno.

Artículo 36

Que ni la más leve nube enturbie su horizonte.

Artículo 37

Desde el presente

sea una Edad de Oro

el futuruo de las/os niñas/os.

foto: Edouard Boubat
foto: Edouard Boubat
Anuncios