Buscar

Putum putum

A blog made with love

Etiqueta

palabras con amor

Bendito enfado

rabietas

No estoy en contra del enfado. Debo reconocerlo. En mi vida he aprendido a valorarlo, pues cada vez que me enfadaba era porque algo dentro mío me estaba queriendo decir que no estaba de acuerdo, que no era feliz…que no estaba bien.

El enfado me ha permitido poner límites. Decir “¡BASTA!, NO PUEDO MÁS CON ESTO”, parar, detenerme a mirarme, a escucharme. He debido aprender a canalizar mi enojo si, y también a darme permiso para estar enfadada. De niña parecía que estaba mal enfadarme. No nos daban derecho a protestar, a manifestar nuestro malestar cuando no nos tenían en cuenta. Seguir leyendo “Bendito enfado”

Ser UNA con los fluídos

La maternidad me ha reconciliado con los fluidos. Sobretodo los corporales. Babas, leche, caca, pis…son parte de traer una bebé al mundo. Parece que la maternidad te expone a todo lo que no tenías contacto antes, sea porque estaba ahí y no le hacías caso, o porque al verlo en tu hija te parece que todo es hermoso y que su caca huele a flores de la pradera.

Seguir leyendo “Ser UNA con los fluídos”

Nuevo proyecto, nuevo comienzo: MAIME

Tengo la inmensa alegría de presentarles un proyecto muy querido y diseñado por mí. Les presento a la comunidad virtual de mujeres adolescentes MAIME | Mujer adolescente informada, mujer empoderada.

mujer adolescente

He creado un espacio dedicado a las mujeres adolescentes actuales y también a las que alguna vez lo fueron, con la intención de reencontrarnos con esa etapa fundamental en la que dejamos de ser niñas para convertirnos en mujeres. Seguir leyendo “Nuevo proyecto, nuevo comienzo: MAIME”

El helecho y el bambú

 

 

bambu por michael seet en flickr

 

Un día decidí darme por vencido…renuncié a mi trabajo, a mi relación, a mi vida. Fui al bosque para hablar con un anciano que decían era muy sabio. Seguir leyendo “El helecho y el bambú”

Desmontando a la “mala madre”

Tras la repercusión de la publicación del artículo “12 maneras de ser una mala madre” en Facebook, me he visto en la posición de responder a través de este post mi visión sobre los “consejos” que da la autora del artículo, Megan Wallgren.

 

“No tenemos que caer en la trampa de ir por el camino trazado, de la manera `normal’ de criar y educar a los hijos manteniendo con ellos una relación de prepotencia.” (Casilda Rodrigáñez)

Somos comunicadores, cuidemos el lenguaje.

En primer lugar, quiero aclarar que se puede estar más o menos de acuerdo con las propuestas para ser una “mala madre” -me cuesta utilizar esta expresión de lo poco que me gusta etiquetar a las personas-, pero ante todo quiero aclarar la importancia de cuidar el lenguaje. Como comunicadores, es nuestra tarea buscar información, fuentes que respalden nuestras hipótesis, dedicar un tiempo a la reflexión personal y sobretodo, cuidar la manera en que comunicamos nuestro mensaje. Creo que al hablar de “malas madres” ya empezamos mal. “Si tu hijo te dice que eres una mala madre, entonces debes sentirte orgullosa de que estás haciendo las cosas bien” ¿¿Perdón?? Estoy de acuerdo con que existan normas que sirvan para la convivencia y el desarrollo de las personas que componen el grupo familiar pero…¿por qué esas normas deben ser tomadas por los padres sin posibilidad de considerar lo que los niños quieren u opinan? ¿Por qué sus deseos son reducidos a meros caprichos ante los que no hay que ceder? No podemos generalizar. No podemos reducir todos los deseos de nuestros hijos a caprichos que deben ser ignorados porque prima la norma que han inventado los padres. ¿De verdad queremos criar hijos que aprendan a ignorar sus verdaderos deseos y a hacer lo que los demás le dicen que hagan, aunque no quieran? ¿Queremos criar hijos sumisos o libres? Seguir leyendo “Desmontando a la “mala madre””

El amor de una Abuela

Estela de Carlotto, emoción y felicidad

Tengo un nudo en la garganta. Leo la historia de Laura Carlotto sobre cómo dio a luz en cautiverio, encapuchada, y se me estruja el corazón. Pienso en esa búsqueda incesante de su abuela, Estela de Carlotto  (Abuelas de Plaza de Mayo) que, tras 36 años de buscar, soñar, llorar, ilusionarse y desilusionarse luego, finalmente ayer -5 de agosto de 2014- ha encontrado a su nieto desaparecido. Se llama Ignacio Hurbán pero su verdadero nombre es Guido Montoya Carlotto. Sólo estuvo 5 horas junto a su madre luego de haber nacido y como su madre se resistió a entregarlo la durmieron y la encerraron. Unos meses después, moría asesinada por la dictadura militar argentina. Seguir leyendo “El amor de una Abuela”

Declaración de amor o los derechos del niño

por Arturo Corcuera

“Queda decretado que el mayor dolor fue y será siempre no poder amar” Thiago de Mello.

declaración derechos del niños
foto: https-twitter-comizinsizgosteri

 

Preámbulo
Todo niño nace con sus derechos,
como cada flor con sus pétalos.

Artículo 1
Todo ser humano es un niño,
salvo que haya cumplido 12 años
y no germine ya en su corazón una piñata.

Artículo 2
Acariciados por el arco iris
hay niños de todos los colores.
Todos tienen los mismos derechos.

Artículo 3
La vida le pertenece al niño
como la luz al amanecer.

Artículo 4
El pájaro cobija
bajo las plumas a sus polluelos.
Cada país es un árbol:
acunará al niño bajo su sombra.

Artículo 5
Un jardín para las mariposas,
el mar para los corales,
tierra para las raíces,
un regazo propio para los niños. Seguir leyendo “Declaración de amor o los derechos del niño”

Cuando el amor a nuestros hijos no basta

El otro día oí decir a una madre amiga que los niños no saben lo que quieren. Al oír esas palabras una chispa saltó en mi interior. ¿Saben los niños lo que quieren? ¿Somos los padres los que sabemos lo que los niños quieren y/o necesitan mejor que ellos? 

.

Preguntas que vienen a mí con impulso y con sólo una certeza: “Los niños son auténticos”. ¿Qué significa esta autenticidad? Qué no dirán que sí con facilidad a algo que no les apetece, y que tal vez les cueste expresarse, pero si estamos atentos a sus manifestaciones podemos leer sus expresiones faciales y corporales al momento de tener que hacer algo que no les gusta.

 d6050e1712f226181be0b454d8de4c91

El nacimiento de nuestros hijos trae momentos de felicidad inigualables pero también conlleva nuevos caminos, nuevas formas de ver la vida y de mirarnos a nosotros mismos.

¿En qué momento de nuestras vidas perdimos esa autenticidad? 

¿Qué nos llevó a dejar de escuchar nuestros verdaderos deseos y a hacer cosas y/o tomar decisiones en contra del deseo más profundo de nuestro corazón?

Seguir leyendo “Cuando el amor a nuestros hijos no basta”

Abraza

abraza clarisa pinkola estés

Abraza la soberbia que hay en ti, porque detrás de ella hay un niño no querido.
Abraza la exigencia que hay en ti, porque detrás de ella hay un niño que no ha sentido el Amor.
Abraza al “agradador eterno” que hay en ti porque detrás de él hay un niño rechazado.
Abraza la ira y el enojo que hay en ti, porque detrás de ella hay un niño abandonado.
Abraza al solitario que hay en ti, porque detrás de él hay un niño excluido y discriminado.
Abraza el desgano, la apatía, la falta de sentido, porque… detrás de todo esto, está tu niño padeciendo ser quién no es…
Abraza el dolor que hay en ti, porque detrás de él hay un niño lastimado.
Los niños que habitan dentro de nosotros, están empezando a manifestarse y esta vez no paran hasta ser escuchados…
Por favor, desde lo más profundo de mi corazón te pido, no los silencies más…
Aprender a integrarlo, a comprenderlo, a abrazarlo, a liberarlo, devolverlo a la vida, esta es la tarea de hoy, te aseguro que es el Camino para que tu Divinidad baje a la Tierra.

Clarissa Pinkola Estés. Mujeres que corren con lobos.
A través de Pabla Ferreyra.

Fuente: Mujer Nagual 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: